martes, 29 de octubre de 2013

El ataque a la educación y las escuelas Waldorf

0 ya comieron. Va usted
*Sirva esta entrada para hacer eco a Mauricio-José Schwarz, a quien han eliminado esta entrada de su blog El retorno de los charlatanes. Por aquello del "no nos callarán" y del "callarán una voz pero quedamos mil más" y eso.

Y porque quiero. A partir del final de este mensaje, se reproduce el texto original.

Fin del comunicado.

.....

Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama "pedagogía Waldorf", como "La cabaña del árbol" en Toledo.

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

El concepto "pedagogía Waldorf" parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que "pedagogía" es la "ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza".

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La "pedagogía Waldorf" es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada "antroposofía", dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y "consultando" de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba "registro akáshico" y que decía que estaba escrito en el "éter".

La sede de la antigua fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria.
(Foto CC de Stephan Klage, edición de Parzi,
via Wikimedia Commons)





















La historia del nombre es aún más alambicada Emil Molt, alemán dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria y miembro de la secta, creyendo que Steiner tenía toda la sabiduría del universo, le pidió (en su confusa mente) a su gurú que creara una escuela para los hijos de sus obreros. Steiner simplemente se inventó un sistema educativo a la medida de sus creencias místicas y en en1919 fundó la escuela con objeto de difundir sus enseñanzas y conseguir nuevos y más fieles adeptos a su visión.

La "pedagogía Waldorf" tiene así la fiabilidad de las muchas otras ocurrencias de este siniestro personaje: la agricultura biodinámica, la medicina antroposófica, la arquitectura antroposófica, la eurritmia (sic)* y otras chifladuras que han sobrevivido y se multiplican gracias a contar entre otras cosas con el apoyo de Banca Triodos, la organización financiera fundada por la secta y de la cual sus dirigentes poseen el 100% de las acciones, como contamos en la entrada Antroposofía, la secta y su banco (Tríodos), claro, para disgusto de los dirigentes de Triodos, que son también los dirigentes de la antroposofía, como Joan Melé, subdirector del banco y expresidente de la Sociedad Antroposófica de España,.

Waldorf, UNESCO y Federico Mayor

Por supuesto, lo extraño a primera vista es que la UNESCO, al parecer, otorga algún tipo de "reconocimiento" a la pedagogía Waldorf como válida. Y eso anuncian a bombo y platillo las muchas escuelas de la secta.

En realidad (como en el caso de la OMS y las pseudomedicinas) esto no es exacto. Un grupo de aderptos apoyado con todo el poder económico de la secta, llamado "Amigos de la Educación Waldorf", consiguió que en 1994 se les invitara a presentar la educación Waldorf en la Conferencia Internacional sobre Educación de la UNESCO, dándoles una publicidad excelente.

(Amigos de la Educación Waldorf se ocupa además de la captación de fondos públicos para utilizarlos en la creación de sus escuelas en distintos países, violentando todos los más elementales principios de separación iglesia-estado y utilizando los fondos públicos para los fines privados de una organización religiosa.)

Sin embargo, hay por lo menos un conflicto de intereses en esta historia. El director de la UNESCO por entonces era el español Federico Mayor Zaragoza, quien aparece muy cercano a los proyectos steineritas. Es frecuentemente citado por el ya mencionado expresidente de la Sociedad Antroposófica, Joan Melé, y su blog está considerado por éste "blog amigo". Habla insistentemente en favor de la educación Waldorf (pero no de otras tendencias pedagógicas, como la Montessori) y actualmente su Fundación Cultura y Pazes uno de los proyectos que cuentan con financiamiento preferente de Triodos Bank, el banco de la secta antroposofista. No es difícil encontrar instancias en que Melé y Mayor actúan a dueto, por ejemplo ofreciendo su visión del futuro económico, basada en las enseñanzas de su gurú Rudolf Steiner. Y si no, lo entrevista Triodos Bank con bombo, platillo y primer plano.

Obviamente no es ningún delito que un director de la UNESCO tenga creencias místico-religiosas, ni mucho menos. Pero si tales creencias han influido en que una organización internacional que encabeza dé pábulo a una práctica sin más bases que la clarividencia de un austriaco alucinado, quizás el "reconocimiento" de la UNESCO no tenga demasiado valor.

Demasiados profesores

Concidentemente, por estos días y en apoyo aparente a la masacre contra la educación pública emprendida por el gobierno extremista español, Andreas Schleicher, director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), declaró que hay demasiados profesores por alumno en la educación pública española.

Esto por supuesto fue recibido con júbilo delirante por lo que en España se conoce como "la caverna mediática", un grupo de medios de comunicación y periodistas manipuladores que incluye a militantes del catolicismo integrista, ultraconservadores sociales, neoliberales económicos, nostálgicos del franquismo, neonazis irredentos, anticomunistas de caricatura y derechistas mixtos, todos ellos identificados por tener una colosal capacidad vociferante inversamente proporcional a sus argumentos, y una ausencia total de buena fe.

Pero resulta que don Andreas Schleicher también es parte de la secta steinerita. De hecho, es egresado de una escuela Waldorf (no sabemos si es clarividente, pero suponemos que no, si lo fuera no tendría que hacer estudios sino sólo ponerse en trance como Steiner y consultar la sabiduría universal contenida, dicen los miembros de la secta, en el "registro akáshico", que es donde Steiner aprendió, sin tenerlos que estudiar en libros reales, pedagogía sin haber educado a un niño, agricultura sin haber cosechado un tomate, medicina sin haber tratado a un paciente y economía sin haber trabajado un día en su vida).

En todo caso, la seriedad del programa PISA (inventado por el propio Andreas Schleicher y según el cual las escuelas Waldorf siempre son ejemplos de educación excelente, vaya sorpresa) queda bastante en entredicho. De nuevo, don Andreas puede creer en cualquier religión o superstición, pero ello no debería marcarle el rumbo cuando está al frente de una importante oficina de la OCDE.

Problemas Waldorf

Cada vez son más las escuelas "Waldorf" o antroposóficas de España, . Centros educativos donde se cuenta a los padres una historia maravillosa de nuevos procedimientos pedagógicos basados en conocimientos científicos, libertad del niño, respeto a su individualidad, acento en la expresión de su visión personal y demás lugares comunes que ciertamente apelan a la preocupación de cualquier padre ante un sistema educativo lleno de deficiencias.

Su fundador es presentado como "filósofo", "educador" y "pensador" pero en ningún documento de la pedagogía Waldorf se señala que era un místico que hablaba con fantasmas y que derivó sus conceptos educativos de sus trances clarividentes y para servir a su más amplia secta, la antroposofía (más sobre Steiner y la pedagogía Waldorf en la entrada sobre Triodos).

La pedagogía Waldorf se basa en postulados fantasiosos, irracionales y caprichosos sin ninguna base fuera del delirante mundo del ocultismo steinerita.

Así, para empezar, los estudiantes son "identificados" misteriosamente según los cuatro humores que las antiguas supersticiones decían que tenía el ser humano. Cada niño de una escuela Waldorf es marcado como "melancólico, sanguíneo, colérico o flemático" y la educación que reciba será diferente según este "temperamento".



Los cuatro "temperamentos" según Steiner y sus relaciones con los tres "cuerpos" místicos de los niños (haga clic para verlo en grande). Tomado de DC's Improbable Science.


Luego está la idea central de la creencia de Steiner: los niños son seres que flotan a la mitad entre el mundo espiritual y el material, es decir, que en ellos el espíritu no está debidamente integrado al cuerpo. Para facilitar que el espíritu encarne debidamente y el niño sea clarividente como Rudolf Steiner, durante los primeros 7 años no debe pensar, no debe tener acceso a la información, no debe conocer hechos. Un ejemplo revelador lo da Grégoire Perra quien, habiendo sido alumno Waldorf, adepto a la secta y profesor Waldorf, dio la alarma sobre los métodos de sutil indoctrinación de los steineritas, por lo que fue demandado por difamación y declarado inocente por la justicia francesa.

Algunos ejemplos de lo que Steiner le indica a los profesores que deben hacer: "No debemos temer hablarle a los niños sobre la Atlántida. No debemos omitir eso. Podemos incluso presentarla en un contexto histórico. Pero entonces tienen que rechazar la geología estándar... la edad de hielo es una catástrofe atlanteana. El antiguo período glacial y las condiciones promedio recientes en Europa no son sino lo que ha ocurrido desde que se hundió la Atlántida".

Las delirantes enseñanzas Waldorf están destinadas a presentar como realidad las creencias de Steiner en las más diversas supersticiones, desde que los continentes son islas que "flotan en los mares" ancladas por las estrellas, de modo que: "cuando cambian las constelaciones, los continentes cambian".

Y, sobre todo, se hace cuanto sea posible por impedir que los niños razonen o aprendan hechos. Una profesora Montessori y defensora de la pedagogía basada en la evidencia recuerda su paso por una escuela Waldorf:


En Historia, a los niños se les enseñaba la "historia como un proceso de desarrollo paralelo al desarrollo de los niños, con la civilización occidental en el pináculo", y los mitos y leyendas antiguos como hechos históricos.

Esto es consistente con el racismo consustancial a las enseñanzas de Steiner.

Cuenta además:


En otra ocasión, un alumno de sexto grado me preguntó cómo funcionaba la copiadora de la oficina. Antes de que pudiera abrir la boca, una profesora corrió hacia el niño y le dijo que había un gnomo dormido en la caja, y que cuando se oprimía el botón, se encendía una luz, lo despertaba y él copiaba rápidamente el papel que se ponía frente a él y pasaba la copia por la abertura. Después de que el niño se fue, se me dijo que no podía "envenenar" la mente del niño con "hechos duros y fríos como piedras".

Y lo peor es que muchos padres no saben nada de esto, creen que inscriben a sus hijos en una forma educativa válida, legítima, honesta y estudiada, con el "apoyo" de la UNESCO y alguna validacion académica real, lo cual no es verdad.

De hecho, hay un creciente movimiento de denuncia de las barbaridades sectarias que mueven todas las actividades de la "educación Waldorf", entre ellas Personas en favor de Escuelas Legales y No Sectarias (PLANS)Waldorf Watch y denuncias varias... desgraciadamente todo ello en inglés, mientras que en el mundo hispanoparlante los steineritas, en todas sus ramas, trabajan con una impunidad casi absoluta.

Para terminar, un detalle curioso es que las escuelas Waldorf hacen un intento constante por disociarse de la secta antroposófica. Una y otra vez hablan de "inspiración" en Steiner pero niegan ser integrantes de la red de su religión. Lo mismo que han tratado de hacer los líderes antroposóficos de Banca Triodos en sus respuestas indirectas a la entrada original, afirmando que "las personas de Banca Triodos" se asocian "libremente" y porque quieren a una visión religiosa, pero que no tienen relación entre sí.

Sin embargo, la relación es imposible de ocultar, no sólo por la estrecha relación de destacados jerarcas antroposofistas con todo el "movimiento" Waldorf, sino porque en sus publicaciones está presente todo el entramado Steiner. Un ejemplo es la revista Nº 13 del sitio oficial de los Colegios Waldorf (pasa lo mismo en las demás), donde encontramos loas arrebatadas al gurú Rudolf Steiner (la educación Waldorf no tiene aportes de nadie más, todo se ajusta a lo que dijo este personaje, sin importar los avances logrados desde 1919 en ciencia, psicología y pedagogía)...






... hasta una reveladora lista de anunciantes, todos ellos parte de la trama antroposófica, la mayoría directamente negocios propiedad de la secta: 







  • Alieco es distribuidora de Démeter, la opulenta empresa que "certifica" la agricultura biodinámica obtenida por Steiner también del "registro akáshico".
  • Asociación de Agricultura Biodinámica, otra marca de Démeter.
  • Cal Valls, empresa de alimentos certificada por Démeter.
  • Centro de Terapia Antroposófica, propiedad de la Fundación Canaria Antroposófica y que ofrece terapias milagrosas para diversas afecciones.
  • Dr. Hauschka, empresa de cosméticos también propiedad de la antroposofía y fundada por Steiner.
  • Editorial ING, especializada en libros antroposóficos para niños.
  • Editorial Rudolf Steiner, la multinacional editorial de la secta.
  • Fundación Círculo de Arte Social, que no tiene nada que ver con el arte ni la sociedad, sino con la meditación antroposófica.
  • Fundación Rudolf Steiner, el eje de las actividades de la secta en España.
  • Triodos Bank, el banco que financia las actividades de la secta.
  • Weleda, empresa de pseudomedicamentos propiedad de la antroposofía.

Por desgracia, sin embargo, difícil será que las autoridades educativas españolas, empeñadas en la destrucción de la educación pública, se preocupen por investigar las prácticas de esta pedagogía que, junto con las demás ramas de la secta antroposófica, siguen creciendo en poder político y económico. 


(Postdata: Nada asombrosamente, la entrada dedicada a laPedagogía Waldorf en la triste Wikipedia en español no menciona nada de esto, ni ninguna crítica, ni a ninguno de quienes se consideran sus víctimas, ni siquiera informa sobre las bases de la "ciencia espiritual" de Steiner, sino que funciona como una pieza publicitaria engañosa más de esa enciclopedia irracional.)

sábado, 8 de junio de 2013

Misa de seis.

0 ya comieron. Va usted

Cuento

Entre velas, responsos y cantos han dado las seis y media. Como los domingos la misa de seis de la tarde es la más concurrida, y mi concepto de puntualidad me impide llegar unos minutos antes, no he tenido más remedio que quedarme en la puerta, junto a una jardinera rebosante de hierbas silvestres que podo inconscientemente con los dedos.

Common Wasp

Las actividades de la semana y los pendientes de la casa me impiden concentrarme en lo más mínimo, y comienzo a sentir una desesperación creciente, que trato de frenar cambiando de postura, cuando advierto que mi pie derecho está sobre un pequeño charco de agua lodosa, negra, semicubierto por las hojitas que arranqué durante las lecturas. Pequeñas avispas negras sobrevuelan el pantano en miniatura.

Disimuladamente trato de mover mi pie, pero una fuerza extraña me retiene. No tengo más remedio que quedarme donde estoy, ya después intentaré de nuevo.

El sacerdote inicia el rito de la consagración y cierro los ojos maquinalmente, tratando de no pensar en nada.

La campanilla, que el acólito parece querer destrozar con bruscos vaivenes, me hace abrir los ojos, para descubrir que el charquito es ahora un inmenso manglar, y que a mi lado hay una avispa poco más que gigante.

Ni siquiera he podido comprender nada cuando otra avispa, que no había visto antes, se acercó a mí, y comenzó a frotar sus antenas contra mis...

¡Alas!

Casi cuarenta años de vida, miles de libros leídos, viajes, estudios, convertidos ahora en lo que soy: una avispa... ¡Una a-vis-pa!

No tengo más remedio que aceptar mi nueva condición y volar -¡habíase visto cosa igual!- junto con las demás avispas rumbo a un panal completamente desconocido, no sin antes posarme en alguna flor y libar un poco de néctar que, por cierto, sabía a jugo de naranja.

La vida en el panal está llena de trabajo, pero también está llena de conocimientos y experiencias. Allí aprendí a alimentar larvas, a construir celdas, a distinguir entre las avispas de casa y las extrañas; aprendí a diferenciar las flores con polen de las que no lo tienen, a clasificarlas por colores, formas, aromas y tamaños, y descubrí que las hojas, al caer en charcos-pantano como el de mi desgracia -o dicha-, se cristalizan, expelen sus nutrientes y se desintegran poco a poco, pasando a formar parte del charco, del cual las avispas obtenemos alimento y materia prima para hacer nuestros panales.

Aprendí también el lenguaje de las avispas, con el que informaba de algún descubrimiento que fuera útil a la comunidad.

Una tarde, mientras alimentaba a una pequeña larva recién salida de su huevecillo, haciéndola que metiera su cabecita en mi boca para que ingiriera los jugos que yo regurgitaba especialmente para ella, se me acercó una avispa joven y, observando atentamente mi labor, me preguntó con inocencia:

-¿Por qué haces eso con ella?

Su pregunta no me extrañó porque yo ya sabía la respuesta: esa era mi labor.

-Pero, ¿por qué a ella?

Esta pregunta no me la esperaba, y me atrevo a decir que me desconcertó.

-Pues porque... porque es como si la conociera de toda la vida.

Yo mismo me sentí extrañado por mi respuesta, pero la joven avispa se alejó satisfecha.

Terminada mi labor, con mis antenas acicalé a la pequeña larva y caminé hacia mi celda, pensando todavía en lo que dije: “como si la conociera de toda la vida”.

La frase me produjo un desasosiego terrible, que no hubiera soportado mucho tiempo, aunque amenazaba con aumentar durante la noche.

Apenas estaba acomodándome, cuando un escalofrío me recorrió de antenas a patas. Luego un sonido espantoso, como de centenares de martillos golpeando en sendos yunques, me hizo abrir despacio los ojos, con miedo.

De improviso me sentí en posición vertical. Traté de mover las alas sin conseguirlo, y con las antenas obtuve idéntico resultado. Pero al mirar con detenimiento el ambiente, y escuchar una voz cansada que decía “este es el sacramento de nuestra fe”, comprendí que otra vez era yo, el viajero, el lector, el poeta, el feligrés, el loco, el hombre...

Por cierto, si algún día me encuentran en la calle oliendo flores, brincando, moviendo los brazos y haciendo gestos, no crean que he perdido la razón, es que me he encontrado a una vieja amiga, y estamos platicando, como si la conociera de toda la vida.

-----

Este cuento fue escrito el 4 de marzo de 1997, y vio la luz primera el 8 de mayo de 2013, en el Suplemento Cultural ‘El Coco’

lunes, 20 de mayo de 2013

¿Esto es verdad o mentira?

0 ya comieron. Va usted

Cada vez que llega a mis manos información acerca de algún producto nuevo, de las maravillosas propiedades curativas de algún alimento o sustancia, o de los planes de tal gobierno o empresa por aumentar su poder, acostumbro contrastar dicha información, antes de expresar cualquier opinión, sea ésta positiva o negativa.

Y casi siempre encuentro que, cuando lo dicho es falso, presenta ciertas características que lo revelan así. Las detallo a continuación, usando como ejemplo esos mensajes que tienen años circulando por el internet.

1.- Ambigüedad. "Prestigiosos científicos de una reconocida Universidad europea". Habla de todos y de nadie. Sería lo mismo que decir "alguien, por ahí".

Cuando un grupo de científicos logra un descubrimiento, no lo da a conocer al mundo ocultándose en el anonimato. Es precisamente su nombre y el nombre del Instituto que respaldaron esa investigación, un punto extra en la veracidad de los resultados. Además del prestigio que adquieren con su descubrimiento, que les permitirá seguir con sus investigaciones.

Antes de creerlo, pregúntese ¿Quién? ¿Cuándo? ¿En dónde?

2.- Sensacionalismo. "Han descubierto por fin la verdadera cura para el cáncer". Generalmente, el descubrimiento es algo que revolucionaría la vida actual de los seres humanos y que, generalmente, son enfermedades o malestares que aquejan a algún conocido o familiar.

La ciencia tiene sus propios medios de difusión. Y no son blogs o correos en cadena. Generalmente, los científicos dan conferencias, presentan sus investigaciones por escrito, y estas a su vez son sometidas a nuevos análisis, antes de llegar al común de la población. Y esto lleva años. Una verdad científica no se trata a la ligera.

Antes de creerlo, pregúntese ¿Quién lo dijo? ¿En dónde está esa información? ¿Quién lo avala?

3.- Conspiranoia. "Pero las grandes farmacéuticas y los gobiernos no quieren que se sepa". La frase por sí misma contiene una alerta de falsedad del tamaño de África, aunque muchos lo den por cierto.

El control que tienen los particulares económicamente fuertes sobre los descubrimientos científicos no es tanto como el que, paradójicamente, ejercen los grupos antigubernamentales sobre la población. Como ejemplo está el caso de las vacunas. Si fuera cierto que los corporativos internacionales estuvieran engañando a la población, nos tendríamos que vacunar año tras año contra el sarampión, la viruela, la polio y otras enfermedades más. Lo que sí es cierto es que, a raíz de las campañas orquestadas por gente como Andrew Wakefield, que aseguran que las vacunas traen más daños que beneficios, en muchos países están volviendo a surgir enfermedades que ya se daban por eliminadas.

Los gobiernos, por su parte, buscan evitar una epidemia que salga de su control y genere una crisis económica y social que no puedan controlar. Por lo que resulta descabellado imaginar que son ellos los que quieren una población enferma. Pero que es Estados Unidos el que quiere debilitar a los demás países... No lo necesita, tampoco. Tiene bastante injerencia en el petróleo, las armas y el comercio internacional como para ocuparse de eso.

Antes de creerlo, pregúntese ¿Cuándo se supo esto? ¿Cuándo lo ocultaron? ¿Quién se beneficia con el secretismo?

4.- Simplicidad. "Y usted tiene el remedio en su propia cocina". Es ilógico pensar que los productos que consumimos habitualmente -sal, azúcar, manzanas, limones, carbonato, uvas...- nos curen de tantas cosas de las que no nos curaban antes de este descubrimiento. Como si les hubieran avisado apenas que tienen que volverse sanos y curativos.

Cuando la alquimia era usada principalmente para convertir la tierra en oro, la gente utilizaba plantas para mejorar su salud. Con la evolución de la ciencia, se han llegado a sintetizar las sustancias presentes en dichas plantas para administrarlas de una forma más eficaz y controlada. Y se crean nuevos compuestos y se analizan nuevos usos. Existen, es cierto, plantas que por sí solas nos ofrecen el remedio para algunos malestares. Pero son minoría. Y muchas también nos ocasionan nuevos malestares.

La ciencia refina el conocimiento empírico, haciendo de éste un conocimiento científico. Aprender cómo funciona cada componente para entender por qué actúa de tal forma todo el compuesto. Y las variantes que existen por las diversas combinaciones de dichos componentes. Ya sea en un fármaco, en un algoritmo, en un programa computacional o en el universo mismo.

Antes de creerlo, pregúntese ¿es verdad que M contiene N, y que N hace P? ¿Existe otra forma de encontrar N, además de esta que me presentan? 

Conclusión.

Generalmente, cuando una información es mentira, no responde satisfactoriamente a estas preguntas. Quedan lagunas. Lagunas que, generalmente, la verdad de la Ciencia sí responde. O intenta responder de la mejor forma posible.

Al buscar una verdad ulterior, la Ciencias se apoya en las verdades ya existentes, para refutarlas o para reafirmarlas. Y son todas estas verdades las que construyen La Gran Verdad a la que la Ciencia quiere llegar.

jueves, 4 de abril de 2013

El Pastor es mi Señor

0 ya comieron. Va usted

El pastor es mi señor, nada me falta.
En prados de fresco cilantro me hace reposar,
me adereza con salsas tranquilas
y separa las grasas.

tompotacos

Me guía por el comal justo,
haciendo honor a su nombre.
Aunque pase por aceite tenebroso,
ningún tamal temeré,
porque tú estás conmigo.

Tu sal y tu adobado me dan seguridad.
Me preparas un banquete
enfrente de mis enemigos,
adornas con cebolla la cabeza
y mi vaso rebosa.

Tu col y tu frijol  me acompañan
todos los días de mi vida;
y habitaré en la panza del señor
con labio y sesos.

Ramen.

Hace tiempo estuve buscando esta “versión” del Salmo 23, pero hasta hoy no la había encontrado.

Para los que nos visitan de Extranjia, sépanse que acá, en tierras mexicanas (voy a pecar de excesivo, pero voy a explicar todo, para que no haya confusiones), con la masa hecha del maíz se preparan las tortillas, que son planas y redondas. Cuando un guiso se sirve dentro de estas tortillas, se le llama taco. De entre los muchos ingredientes que se acostumbran, está la carne de res en sus diferentes presentaciones. Una de estas es la llamada “al Pastor” que consiste en sazonar –o adobar, según la región- bisteces, y ponerlos unos encima de otros, ensartados en una varilla, culminando este acomodo con una piña (o ananá), cruda y pelada. Para cocinarlo, se coloca verticalmente en una base, que tiene el fuego, de carbón, a un lado, y que permite ir girando el trompo lentamente, para ir cociendo la parte exterior del mismo. Conforme va quedando cocido, el taquero va cortando las puntas que ya están listas, dejándolas caer sobre la tortilla, y adornando esto con un pequeño tajo de la piña que se está cociendo arriba, y que va soltando sus jugos, para bañar la carne.

Este último punto, el de la piña, más que para dar sabor es para presumir un poco, ya que lo interesante del asunto es que el señor taquero haga caer el pedazo de piña en el taco sin acercarlo a la piña. Y no, no es necesario que le aplaudan. Tampoco es para tanto. Pero sí desconfíen del taquero que no lo haga. Y desconfíen más del taquero que no le ponga la piña al trompo. Porque eso sí debería ser castigado con cárcel.

Eso sí, los tacos al pastor se acompañan con agua de horchata, que se prepara con arroz molido y azúcar y hielo y esas cosas ricas. Algunos les ponen fresas. Otros, le ponen colorante rosa y sabor fresa.

Por lo pronto yo me ret… ¿qué? ¿La receta de los tacos? este… ¿y la del agua? ammmmm… ¿Cuál salsa? ¡Ah! La que se le pone… No, señora, yo no soy taquero… No. No hay de sesos. ¡No! Tampoco de tripa.

A ver, vámonos entendiendo. Yo no soy taquero. Yo no conozco a ningún taquero. A estas horas no hay tacos. Y no, éste no es un blog de cocina.

Si quieren la receta, vayan con Pily, que ella es la que se sabe hartísimas recetas de la cocina mexicana.

Yo nada más estaba hablando de los tacos al pastor por la versión que hice del salmo 23.

No, señora, no le presto la cocina.

Y ya me voy, porque hace hambre.

lunes, 1 de abril de 2013

Raspado, y agitado.

2 ya comieron. Va usted
Versión de la polka Las Bicicletas con Mariachi y letra.

Pedaleando bicicletas ajenas.

Y no me refiero a andar magreando a las novias-esposas de los amigos.

Me refiero a que, a pesar de que el ciclismo es para mí el mejor deporte del Mundo Mundial, ni tengo bicicleta y, según los médicos, no debo andar en bicicleta. Pero vámonos por orden.

Desde siempre me ha gustado andar en bicicleta. Esa fragilidad, ese saber que todititito el control está en tus manos, ese viento en la cara, esa libertad de sentir que vas casi volando, esos batacazos contra el suelo, esas ancianitas que se te atraviesan… Además de, claro, hacer ejercicio, no contaminar, no ocupar mucho espacio, y esas cosas tan bonitas por las que todo el mundo, menos los verdaderos ciclistas, se preocupan.

En octubre de 2001, mientras trabajaba, sufrí la dislocación de la rótula derecha, no tuve rehabilitación, y me acostumbré a hacer más esfuerzo con la rodilla izquierda. Pero resulta que el motivo de la dislocación es que los huesos de mis rodillas están más desgastados de los lados externos. De ambas rodillas. Así que, en cualquier momento, puedo sufrir la dislocación de la izquierda. Qué locas, ¿no?

Luego de muchos años (prometo no extenderme demasiado en la narración de mis pesares porque, aunque este es un blog personal, pues no se trata de estarles contando solamente mis asuntos de la salud, que no hay que ser. Pero bueno, me desvío.) en los que no hice nada por atenderme las rodillas, me sometí a una operación correctiva, ya que resultaba molesto para mí y para los que me acompañaban, que cada vez que subiera una escalera, las rodillas me sonaran como bolsa de papas fritas.

Pasó, pues, la operación, y vino la rehabilitación. Una rehabilitación que no pasó de dejarme como estaba antes de la operación: apto para caminar. Eso sí, sin ruido. Pero la parte en la que caminaba por horas, o corría como alma que lleva el diablo, o trepaba bardas, como las golondrinas de Becquer, esa no volverá.

Ahora, con dos vástagos que gustan de andar en bicicleta, vuelvo un poco a las andadas –rodadas queda mejor- y agarro la bicicleta del mayor y pedaleo por unos diez minutos. No más, porque mi puerquecito me grita que me baje, y porque mi hijo también. Me resulta más fácil quitarles la Wii que la bicicleta. El menor me la presta, pero realmente no es lo que acostumbro.

El día de hoy fuimos a la Unidad Deportiva Plan de Ayala, o Parque San Rafael, como es más conocido. En esta unidad está habilitada una pista de BMX así con sus cerritos y sus peraltes y toda la cosa. Yo, que soy muy macho, le arrebaté la bicicleta a mi hijo y, al grito de “THIS IS SPARTAAAAAAAAA!”, que cambió a “¡ECHEN PAJAAAAAAAAA!”, me aventé a recorrerla, así, sin calentar, sin conocerla… Ahora la conozco muy bien. Tiene una bonita vista a ras de suelo, y los árboles se miran lindos desde abajo… Pero esa es otra historia, ya se la contarán mis hijos a sus hijos: “jajajaja y el abuelo que sale y jajajajaja la bicicleta jajajajaja con las purititas nalJAJAJAJAJAJA… ais, el abuelo…”.

Así pues, estoy pensando en comprarme una bicicleta mía de mí. Para usarla yo. Y estoy indeciso. Mi presupuesto está más para seguir a pie, pero haré un esfuerzo y me compraré una, aunque sea usada. Y a plazos. Y barata. O regalada.

Mis opciones son: (las imágenes son meramente de ejemplo. No corresponden ni a marca ni modelo)

1- una bicicleta de montaña, sin suspensión.

bici 1

2- una bicicleta de carreras.

bici 2

3- Una bicicleta de cartero. O lechero. Sin cambios y con frenos de varilla. Y asiento de cuero y todo eso…

bici 3

Y este, señores, es mi propósito para este año. Y lo voy a cumplir, cueste lo que cueste. Y los dejo porque la espalda me está matando…