martes, 14 de abril de 2009

Tren de Alta Velocidad

choo-choo

Presionados por la gran cantidad de robos que se han venido sucediendo en los trenes del país, La Asociación Mexicana de Transporte Intermodal presenta una idea que revolucionará el transporte intermodal en México.

La idea, que básicamente evitaría el asalto a los ferrocarriles que llevan y traen su cargamento por el país, consiste en que los trenes corran a una velocidad constante de:

 

45 km/h

 

No, no es broma.  Acá en México, señores de Extrangia, los trenes corren, en promedio, a 35 km/h.  Para despeinarse.

Acá, no existe el Tren Bala, tenemos el Tren Balín.

Lástima que los únicos trenes de pasajeros que sigan circulando sean el Tequila Express y el Chepe, porque sería bastante agradable tener una opción de transporte añadida a los autobuses y los aviones.

Así, pues, las mercaderías que viajan de los puertos a las ciudades, y viceversa, ya no serán víctimas de los asaltantes de a pie que, armados de garrotes, los obligan a parar para ser descargados sin que nadie pueda hacer nada.

Además, creo que ya van a pedir identificación a los que pregunten por la carga en cuestión.  Es decir, ya va a dejar de ser un trenecito de pueblo, para ser realmente, aunque bastante tarde, un ferrocarril adecuado a la modernidad.

Suerte.

4 comentarios:

Lord Eggs dijo...

Yo me daría conque regresara el tapatío, fabuloso tren que corría (es un decir) entre la ciudad de México y la ciudad de Guadalajara. Salía de aquí, si mal no me acuerdo, a las 9 de la noche, y llegaba allá a las 7 de la mañana. Podía pedir uno un cuarto en un coche cama y llegaba uno descansado y listo para una ardua jornada de trabajo allá, ahorrándose el hotel e inclusive cenado, porque había coche restaurante que era de paga primero y gratis después (y de menor calidad también, lo recuerdo). Pero esa sensación de descanso era maravillosa.

Ahora se tarda uno menos en el camión, pero llegas todo adolorido, y en el avión menos aún, pero llegas todo pobre. Qué cosas.

Héctor Gutiérrez dijo...

Y bien diseñados.

Recuerdo que, en una de las dos veces que viajé en él, llegó un señor, comenzó a trastear por aquí y por allá, y de dos sillones que había, dejó dos camas, literas, una cama lateral, una mesita de noche, un baño... creo que hasta alberca y asoleadero.

Y el restaurante bastante elegante, para ser de un tren de esas características.

Saludos

pelado1961 dijo...

En mi país (Uruguay) ya casi no quedan trenes.
A lo largo de las décadas, los gobiernos se quedaron mirando cómo se deterioraban.
Luego anunciaron que los suprimían.

Por supuesto, nadie asumió culpa alguna (válgame Dios).

Saludos.

Héctor Gutiérrez dijo...

@Pelado: si tomo tu comentario, y le cambio en donde dice Uruguay por México, funciona exactamente igual.

Nos dejaron solamente el tren de carga, y dos rutas de pasajeros, pero son más bien turísticas. Y el tren de carga que dejaron, cuando vas por carretera, se asemeja mucho a los trenes a escala de los coleccionistas: van despacio, muchas vueltas, paradas cada hora, y con las mismas vías que hace 40 años.

En fin.

Saludos y abrazos.