viernes, 11 de septiembre de 2009

Odisea 2001 a. c.

No es por demeritar el trabajo del maestro.

No es por hablar mal de los chamacos.

No es por dármelas de virtuoso de la música.

Es porque límites, de haberlos haylos.

Y ésto los sobrepasa.

Enlace.

Digo yo, mejor el Himno a la Alegría con flautas…

No hay comentarios: