martes, 25 de mayo de 2010

La vida en 140 teclazos

La vie au Twitter


Una de las grandes necesidades que tiene la gente del mundo mundial es tener amigos.


Por lo menos un millón.


Y más ahora que pasa más horas frente a la computadora que en la plaza, en el parque o en la iglesia.


Por eso, ahora busca a sus amigos en el Feisbú, el Jai Alai 5, el Maiespais y,cómo no, el Witer.






En lo personal, a mis amigos les adeudo la ternura del Caralibro los mandé a casi todos a mejores horizontes, porque me estaban hartando con sus vacas y peces por montón.  En las otras redes sociales ni estoy.  Con excepción de la red del Pájaro y la Ballena, en donde explayo mis frustraciones, anhelos e ideas sueltas que llegan a mi mente sucia y cochambrosa.


Como usuario promedio, lo que uno busca es estar más en contacto con la gente que uno conoce personalmente, o no.  Comienza la búsqueda de amigos, conocidos y familiares, para seguir con algún famoso por ahí.  Luego, descubre que también están por ahí el diario local, el noticiero nacional y el Presidente Municipal.  Y comienza la seguidilla seguidera.


Así comienza la colección de gente "a la que sigues", que me suena más a espiar... pero bueno.  Y más de alguno te comienza a seguir. Y de repente (no, ya no voy a poner "A Kagar") te encuentras con que puedes tener interacción con gente que ni te imaginabas que existía, o que tenía cuenta en Twitter. Y la sigues.


Si eres del tipo "soy fan de todos los actores del mundo" en un par de días vas a estar siguiendo a más de un gritón de personas, mientras te siguen unos... quince.


Si eres tipo "soy alterno alternativo no-me-creo-nada" vas a seguir a TODOS los medios informativos, a sus directivos y reporteros, y a sus articulistas.  Y te van a seguir muchos de ellos. Eso sí, les valdrá un carajo lo que opines. Ellos siguen en razón de 1 a 1.


Si, en cambio, eres más de "viva yo y muera mi abuela" seguirás solo a tus amiguetes de la escuela, y que te siga el que se sienta con derecho...


PEEEEERO hay una cosa muy curiosa, a mucha gente le gusta tener equilibradas sus listas de Seguidos y Seguidores. Si hasta se inventaron el #FollowFriday, para recomendar a los demás que sigan a los que siguen.


Y pobre de aquel que los deje de seguir por considerar sus twits sin gracia ni sentido.  Lo tratan como al peor delincuente y le aplican el más terrible castigo que alguien pueda sufrir: lo dejan de seguir.


Y luego les dicen a sus amigos que no lo sigan, por ojete grosero y vulgar.


Y se dicen cosas del tipo :"y si sigues con tus cosas te voy a dar Unfollow" (nótese que lo traduje, porque normalmente está escrito en HOYGAN).


Puedo decir que, en lo personal, sigo a quien quiero y me sigue quien quiere. He seguido a muchos porque alguna vez dijeron algo gracioso, interesante o útil, pero luego vuelven a caer en la normalidad, y los dejo de seguir. Así, sin miedo ni rencor.


Y no sufro porque mi amor imposible no me siga.  O porque le hablo y no me contesta. (el que quiera saber quién es mi amor imposible tendrá que buscar en las entradas anteriores)


Seguir o no seguir, esa es la pregunta.


Te sigo porque eres interesante, porque eres inteligente, porque tienes sentido del humor, porque sabes mucho o porque lo que dices me levanta el ánimo.


¿Quién eres? No lo sé. He leído tu blog. He visto fotos tuyas. Hasta he revisado tus listas, para ver a quien sigues y saber un poco más de ti.


Imagino tu voz. Tu estatura.


Pero no imagino qué clase de estúpida competencia te hace estar jodiendo todos los días con que "¡¡¡ya me siguen 14!!!!  ¡¡¡cuando llegue a los 1000, subo fotos en pelotas!!! ¡¡¡sigan a @kakaseka28 porque es my firend!!!! ¡¡¡Hugo Chavez tiene más seguidores que yo!!!!


¿Y qué tal si no tengo ganas de seguir a tu amigote?


Esta absurda competencia amigueril es la que me hizo salir huyendo hace un par de meses, que dejé de seguir a casi todo el mundo.


Y pronto viene otra depuración. Avisados están.


Porque también me están llenando el zapato de piedritas esos que en vez de pájaros parecen pericos, repitiendo (retwitteando) todo lo que leen.  Sea lo que sea.


Ya @rapapu habló en Identidad Geek con más detalle del asunto. Y no lo voy a repetir.


O bueno, sí: "Si tu twitter está lleno de enlaces y RT de otros servicios perderás toda identidad y definitivamente eso hará que la gente pierda interés en lo que realmente tengas que decir"


Si revisan algunos Timelines, verán de qué hablo.  Puro Spam y Promesas de campaña. (Disculpa, Ingrid, pero es el ejemplo que tenía a mano)


Ser parte de una red social, se llame como se llame, no es tarea fácil.  Tienes que entender que lo que uno va a ver ahí es una realidad muy distinta a la que esas mismas personas nos presentan en la calle, o en su trabajo.


Las redes sociales son, ahora, un medio de comunicación bastante eficaz, que está desplazando al correo electrónico, al teléfono y a los SMS.  Además, si controlas la información que proporcionas como cuida el presidente la economía del país, pues nos harás el día cada vez que le digas a tu novio que esta noche cena Pancho.


La tecnología sigue dándonos beneficios a pasos agigantados mientras los gigantes de la tecnología nos tienen cada vez más controlados.


La tecnología nos brinda esta libertad simulada que nos deja ser nosotros y otros a la vez.


Ser y no ser.

3 comentarios:

mkfnx dijo...

Nah, que se me hace que quisiste publicar algo bien "alternativo" para que te sigamos... ¬¬
Pero bueno, conmigo ya funcionó, aunque bastaba que dijeras que tenías tuiter y ya, porque me gusta tu blog.

A mi me caen bien los retuiteadores, me sirven de filtro para no seguir a tanta gente :D. A veces...

Héctor Gutiérrez dijo...

@mkfnx: es que si nomás digo "sígname, que tengo Twitter" me suena a Spam barato... Y de los retuiteadores, el problema son los que nada más retuitean lo que les llega a su Timeline, y que ni saben qué es...

Bienvenido a esta tu Cachimba. Por ahí hay café y galletas.

TheJab dijo...

... entonces, ¿este post es un SPAM caro?