lunes, 17 de mayo de 2010

Tengo miedo

El caso Fernández de Cevallos






Hace algunos días, mientras vagaba por el internete, y revisaba mi cuenta del YuTub para ver que mis videos favoritos no hubieran desaparecido por el copypaste copyright


me acordé del famoso video del "tengo miedo".


Algo de risas, jajajá, jujujú y ya.


Luego sigo brincando de aquí para allá y aparecen videos de noticias que hablan de balaceras, secuestros, levantones, descuartizados, ajusticiados, decapitados.  Gobierno y medios hablando del combate a la delincuencia, de la guerra contra el narco. de que si sí y de que si no.


El pasado 15 de mayo, mientras hacía tiempo esperaba a una persona que me tenía que entregar unos documentos, me puse a revisar mi Twitter, y veo que a eso de la una de la tarde comienzan a aparecer algunos twits con el hashtag #jefediego, que hablan de su muerte o secuestro.


Para los que no sepan, #jefediego refiere a Diego Fernández de Cevallos, político mexicano del Partido Acción Nacional de las derechas derechosas.


Y bueno, en ese momento creí que, como muchas veces sucede, era algo sin fundamentos, pero comenzó a fluir la información por los medios tradicionales, y fue cuando me convencí de que la cosa iba en serio: habían secuestrado a Fernández de Cevallos.


Debo confesar que el señor no me cae bien.  Considero su actitud arrogante y pretenciosa.  Pagadito de sí, que dice mi amá.


Pero no estoy para criticarlo a él, sino a sus barbas todo lo demás.


Atentar contra la vida de un Presidente, Rey, Monarca, Primer Ministro, o como sea que se denomine al que mueve los hilos en algún país es bastante grave, demuestra inconformidad de parte de algún grupo, sea mayoría o minoría, casi siempre radical -o desesperado, según lo veamos-. Pero es un ataque directo a la figura del poder.


Sin embargo, atentar contra alguien que está en segundo o tercer nivel lleva un mensaje más profundo y complejo.


En primer lugar, lo que le dice al Presidente: "Aquí no mandas tú, mandamos nosotros".  Esto se viene corroborando día a día en la información que sí sale a la luz pública - porque hay muchas noticias que son silenciadas-, en donde vemos enfrentamientos entre el ejército y comandos armados con mejor equipo que la US Army.


Luego, viene un mensaje a la esfera política: "Va uno, el que sigue es cualquiera de ustedes".  Aunque no es el primero ni el único, Fernández de Cevallos habita un estrato político-social intermedio entre el Presidente y el resto de los políticos, en donde se toman las decisiones. Y su arrogancia que tanto me molesta es lo que lo ha llevado hasta ahí (esa arrogancia que tal vez a mí me falte y por la que no he llegado a ser presidente de mi colonia). Por eso pesa más su desaparición -es así como se le debe llamar, ya que no hay otra cosa demostrada- entre los políticos y entre los ciudadanos.


Ciudadanos que reciben un tercer mensaje: "Vamos contra todo y contra todos", mensaje que se refuerza con menores acribillados, mujeres asesinadas a sangre fría, estudiantes masacrados, militares en cada esquina, balaceras a toda hora...


Y las declaraciones del gobierno que no ayudan:


"Debemos hablar bien de México" Algo por el estilo:


-Huy, pues en México los Zetas tienen muy buena puntería...
-No, pues acá las calles están limpias, porque tienen que limpiar diario, luego de cada tiroteo... 


"Los enfrentamientos se dan entre grupos criminales" Que luego tienen que retractarse, porque a las claras se ve que los de un bando son "gobierno".


"Son hechos aislados" Que para ser aislados están muy conectados.


"Los grupos criminales están desesperados porque van perdiendo la guerra que les declaró el gobierno" En su desesperación, demuestran una sangre fría tipo nazi que para que les cuento.


La situación para el ciudadano común es difícil, porque no está armado, no trae escoltas y su carro no es blindado.  El ciudadano medio, que tiene que conservar su trabajo, ahora también tiene que cuidar su vida.  Tiene que demostrar asertividad y serenidad cada día que pasa. Tiene que armarse de valor para contestar el teléfono, por si es alguien que lo quiera extorsionar.  Tiene que pensar en qué hacer si él o su familia se ven envueltos en un fuego cruzado en la calle o en la escuela.


Si antes pensaba en sismos e inundaciones, ahora tiene que pensar, también, en secuestros y balazos.


Y tiene que pensar en que cualquier cosa que haga tiene que estar dentro de la ley, porque si no le va peor.


Y en medio de estos pensamientos le viene la idea de volverse malo malote, porque a esos, hagan lo que hagan, nadie les hace nada.


Pero, como eso no está en sus planes, solo le queda una opción: seguir adelante a pesar de todo, luchando por su familia en un país mejor, dejando en un rincón de su mente 


las palabras que no se atreve a pronunciar: 

"TENGO MIEDO"


-----


La imagen que ilustra esta entrada pertenece a FRAGA y está tomada de su blog COCOLAZOS, previa autorización.

6 comentarios:

GD = Jhonny Bravo dijo...

onclusive mejor que algunas columnas de periodicos !!! COOL !!

ahh y una peticion... JAJA haznos de tus amigos blogs: http://cthulhucorporation.blogspot.com/

Héctor Gutiérrez dijo...

Gracias, Jhonny Bravo. Se hace lo que se puede. Ya estoy siguiendo a tu blog, y los anexo al Sidebar, como no! Saludos.

Fraga dijo...

Gracie por la promochionne!!!

abrazote!!!!

pelado1961 dijo...

Por lo que se ve, el ciudadano común está de manos atadas, en medio de una pelea en la cual ni quiso participar.
Lo peor de todo es que, si ahora desaparecieron a un político del sector "A", no faltará quien quiera vengarse haciendo desaparecer otro del sector "B"
(y esos juegos no terminan nunca).

Terrible.

Héctor Gutiérrez dijo...

@Fraga: ni lo menzzionne!!

Héctor Gutiérrez dijo...

@Pelado: Así es, estamos jugando un juego que no queremos, sin opciones. Y entre los políticos están a los tomatazos sin importar a quién le dan.

Ahora sí que lo único seguro es que no estamos seguros...

Espero que esto se termine pronto.

Un abrazo.