jueves, 24 de junio de 2010

Carlos Monsivaís

Pues que sí, que se murió.  También Saramago.

Que era importante en México.  Pues sí, también Jorge Negrete.

Que fue un luchador por los derechos de las minorías... igual que Rigoberta Menchú...

Vale.

Pero de eso a que me digan que me quedé huérfano (dice mi mamá que no lo conoce), que el país se va a ir al hoyo (entonces estará muerto desde el 70), que las letras mexicanas entrarán en decadencia (holaaaaaa), y que los gatos serán perseguidos como judíos en Alemania (michi... michiiiii..... bz bz bz... ¡Chin! ya no tengo gato) es demasiado.

Y no, no he leído a Monsivaís.  Tampoco a Saramago.

A Saramago sí lo voy a leer.  Algún día, tal vez...

De "Monsi" solo conozco esto:

"No regreses a tu casa
aunque no tengas empleo
Aquí no cabe la raza
allá, te aburres de a feo. ¡Bomba!"

Y es de una canción de La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio.

Seguimos.

2 comentarios:

pelado1961 dijo...

¿Será que se exageró la importancia del occiso con fines aviesos????
(¿Alguna editorial intentará vender sus obras a troche y moche??)

Suele pasar, Héctor.

Héctor Gutiérrez dijo...

De hecho, es de los escritores que escriben igual que odos, pero que son protegidos de ciertas esferas del poder, y les hacen más fiestas de las merecidas... En fin, que los lea el que quiera.

Un abrazo