domingo, 29 de abril de 2012

Cube: un juego de Google maps

O de cuando Google hizo un juego de todo.

Buinas.

Sí, ya sé que ya nadie lee esto, porque ya tenía un montononón que no escribía por acá. Perdón. Entre el trabajo, que afortunadamente ha sido muchísimo en los últimos seis meses, y el Feisbu, que nomás le pones el link y ya, ni me acordaba de éste, su humilde blog, fonda, cenaduría y demás.

En fin, la cosa es que me aparezco por estos lares porque creo que ya me hace falta hilar más de cuatro frases de un mismo tema en un mismo lugar…

Y es que, mientras leía mi sesión sabatina de porno tecnología, me topé con que nuestros amiguetes de Google se sacaron de la manga otro juego basado en sus productos. ¿Otro? ¿Cuál otro? me preguntan, mientras clavan en mi pupila su pupila azul con extrañeza. Otro, sí, les contesto.

Otro, además de los simuladores de vuelo en Google Earth, además de los Doodles, además de los Angry Birds de Chrome

google cube

Y este se llama Google Cube. Y se juega acá.

Y se juega haciendo que la pelotita azul vaya del punto de origen a su destino, circulando por las calles del mapa montado en un cubo. ¿Fácil? No sabría decirles, porque esta cosa tiene tres minutos trabada. ¿Entretenido? Sí. O no. Eso depende de ustedes.

Bueno, que la cosa es que no estoy aquí para hablar específicamente del juego éste, sino en general de Google y su idea –acertada, por cierto- de que nos encanta jugar. Y procastinar.

Google está metiéndose en todo: que si almacenamiento en la nube, ya tiene –aunque tarde- Google Drive. Que si redes sociales, ahí está Google+. Que si la gente quiere gatitos, pues el Youtube. Que si vas a buscar algo, pues te diviertes antes con los huevos de pascua del buscador…

Y Google le invierte. Tiene a cientos de miles de millones de monos personas ideando, diseñando, programando jueguitos para que no lleguemos a nuestro destino final: trabajar.

A veces pienso que los grandes magnates se reúnen los sábados en la tarde y tienen pláticas así:

-Pues que mi gente ha aumentado la productividad un  10% en el último mes.

-Acá igual, y les tengo que dar bono semestral.

-Yo quería hacer recortes, pero no encuentro la forma…

-¿y si hacemos algo para que bajen el rendimiento?

-Ya lo pensé, pero no podemos abrir un Hooters en la cafetería…

-¡No! Si no hace falta, que yo conozco a un amigo de un hermano de un señor que no vino a la fiesta sabe de esas cosas.

-¡Pues llamémosle!

-…

-Aló…

-¿Sí? ¿Don Google? HOYGA, que necesitamos uno de sus productos para “entretener” al personal…

-Pues mire, que por acá tengo algo, pero hace falta $$$$

-Eso es lo de menos, que lo metemos en los gastos de representación…

-Pues ya está, mañana es el día del capibara albino en Madascagar Madagascar, y podemos aprovechar…

-No se diga más. Mañana mismo le mandamos el cheque…

… Y todos terminamos dándoles marrazos clics en la cabeza a unos simpáticos roedores que salen de las oes del logo… hasta que llega el jefe, se frota las manos y nos dice, con la voz más tétrica que puede impostar, tratando de no reírse:

-Godínez, a mi oficina, por favor.

Y ahí vamos, enojados porque no le pudimos ganar a Olavarrieta, a recibir nuestro finiquito, que gastaremos en comprar la versión Plus del Angry Capibaras, y pensando que, ahora sí, con todo el día libre, haremos que todos los de sistemas sepan por qué nos dicen “el mouse más rápido de Peralvillo…

Suerte.

2 comentarios:

pelado1961 dijo...

Dentro de poco nos vamos a buscar a nosotros mismos en Google, a ver si nos acordamos de quiénes somos, jajajjajaja.

Va un abrazo.

Héctor Gutiérrez dijo...

jajajaja lo que me preocupa, es que descubramos que somos una aplicación más...